VIAJES EN EL TIEMPO

0
21

Por Marco Bustamante –

Poder viajar por el tiempo ha sido una de las fantasías del ser humano desde siempre. Con los años, se convirtió en un tema tanto en la literatura como en la gran pantalla. Películas como “La Maquina del Tiempo” o “Volver al Futuro”, nos recuerdan permanentemente nuestro interés por vencer la barrera invisible de la cuarta dimensión.

Si bien la física tradicional veía serias limitaciones para poder viajar hacia atrás o hacia adelante por el espacio-tiempo, fue la física cuántica quien realmente abrió un abanico de posibilidades y permitió un importante descubrimiento: los agujeros de gusano. También conocido como el puente Einstein-Rosen, son en definitiva, verdaderas autopistas dimensionales.

Einstein sugirió la existencia de los agujeros de gusano en 1935. Y aunque no se ha descubierto alguno, muchos científicos han contribuido con sus propias teorías acerca de cómo podrían funcionar.

El aporte argentino

Horacio Pastawski, físico cordobés, asegura poder demostrar, a una escala microscópica, que se puede retroceder en el tiempo. Este investigador manipuló núcleos atómicos en cristales generando una “mancha” formada por ondas magnéticas.Según explicó esa mancha se dispersó como lo hace una gota de tinta en agua a través del cristal cambiando sus propiedades magnéticas. Después aplicó impulsos electromagnéticos llamado “diablillo de Loschmidt” que logró revertir el proceso. Las ondas magnéticas regresaron en el sentido inverso hasta reconcentrarse en el punto donde fueron creadas y los átomos volvieron a su estado inicial. Una “vuelta en el tiempo” de milésimas

Evidencias

Si en algún momento del futuro, como especie logramos dominar el viajar en el tiempo, es claro que deberíamos poder encontrar evidencias en nuestro presente que acrediten esas cruzadas dimensionales. Si bien, el primer impulso es decir que no existe el menor vestigio de eso, podemos encontrar en numerosos puntos del planeta documentos fotográficos en los que se ve a personas que parecen no pertenecer a la época en que fue tomada la imagen. Y claro, también están los “Oopart” acrónimo que en inglés se desglosa como “Out of Place Artifact” (Artefacto fuera de lugar). Es un término creado por el zoólogo americano Ivan T. Sanderson que hace referencia a objetos paleontológicos y arqueológicos que están literalmente fuera del tiempo.

No hay comentarios

Dejar respuesta